“NUESTROS” MEDICAMENTOS Y NUESTRAS MASCOTAS

 

Todos tenemos medicamentos en casa. Ibuprofeno, aspirina o paracetamol suelen ser los más comunes. Algunas formas no requieren receta y pueden aliviarnos un dolor de cabeza o un resfriado común. Pero si tenemos niños o cualquier mascota en casa, debemos tener mucho cuidado con estos medicamentos, ya que pueden ser muy tóxicos para ellos y causarles, incluso, la muerte. Y no porque se traguen un blister entero. Una sola pastilla puede ser letal. Por ello, debemos mantenerlos fuera de su alcance, manipularlos con cuidado y, por supuesto, no utilizarlos en ellos si pensamos que tienen dolor, fiebre o cualquier otro síntoma.

 

¿Por qué los perros o gatos no pueden tomar muchos de los medicamentos de los humanos?

Hay medicamentos que compartimos, pero hay otros muchos que no debemos ni siquiera pensar en dárselos. La fisiología del perro y del gato es diferente a la humana y la forma de metabolizar los medicamentos varía. Es decir, cuando ingerimos los medicamentos, deben pasar por una serie de mecanismos para que sean efectivos y posteriormente se puedan eliminar de nuestro cuerpo. Los animales no tienen los mismos mecanismos que nosotros, por lo que hay ciertos medicamentos que no son capaces de metabolizar y eliminar y que por este motivo pueden ser muy perjudiciales

Medicar a perros y gatos con medicamentos específicos para humanos por parte de sus propietarios es una práctica habitual y puede comportar efectos indeseados. En algunos casos fatales.

En mi centro he atendido alguna intoxicación por haber administrado medicamentos para humanos a nuestras mascotas (ibuprofeno). Suele tratarse de signos digestivos como vómitos o diarrea, pero, en algunos casos, la cosa puede ir mas allá y llegar a ser mortal.

En otros casos, donde el medicamento sí podría usarse, las concentraciones para personas no suelen coincidir con las necesidades de los animales, por lo que se tiende a sobre dosificar, con el perjuicio correspondiente para nuestra mascota. “SIEMPRE EN ESTE CASO , DAR ESE MEDICAMENTO BAJO SUPERVISION DE UN VETERINARIO.

 

Un saludo

Carlos Quintana- CLINICA VETERINARIA SAN BERNARDO

Tu correo electrónico no sera publicado *